Las Plumas Del Tecolote

Noticias de Oaxaca

Gerardo Garfias

¿Se acaba México?

¿Se acaba México?

En uno de los portales en la red más vistos resalta repetidamente una nota sobre lo “cerca” que pasará el próximo meteorito que en más de una ocasión el polivalente apoyo de los desperfectos de casa me interroga con angustia para saber si el mundo se va a acabar por el “choque inevitable” o cómo tomar la nota que de manera tragicómica no alcanza a leer por temor a descubrir que mañana ya no existiremos más. La otra nota que también se difunde reiteradamente es una bastante amañada sobre bonos extras, cancelación y fechas de pago de la pensión a adultos mayores que en el primer caso después de una farragosa cuartilla anotan que el meteorito asesino pasará a millones de años luz que es la distancia más “cerca” que ha habido y en el caso de los adultos mayores, salen con que no hay que hacer caso de información tergiversada, como la suya por cierto, y que en breve la institución responsable dará a conocer las fechas exactas por lo que habrá que estar pendientes. Así ahora se multiplican a diario las opiniones y análisis anunciando, descubriendo y hasta profetizando lo que va a pasarnos en la próxima administración federal que sin caricaturizar las expresiones vertidas nos pintan un panorama como el fin de los tiempos sobre todo a partir de los resultados y forma de administrar el bien público, así como la sui géneris manera del titular del ejecutivo en tratar y calificar a sus adversarios y a quienes tienen conceptos diferentes a su forma de gobernar.

En los últimos días a propósito de este panorama polarizado al menos mediáticamente que por lo que leemos, vemos y escuchamos se recrudecerá conforme se acerque el fin del sexenio y el inicio del próximo, he leído dos declaraciones bastante claras y contundentes de uno y otro lado que pueden y deben dar luz sobre lo más cercano a la realidad inmediata que experimentaremos que también pueden y deben marcar directrices y rutas para abordarla ya sea en pro o de manera diferente a lo que nos espera. Una por parte de la próxima Presidenta electa, que después de su reunión con el actual Ejecutivo y ante la caída del peso ante el dólar como la economía internacional que más ha perdido, dijo sin más retórica que los que debe estar claro que no solo votaron por la persona sino que sobre todo por la plataforma ideológica, operativa y legislativa que representa por lo que no deben extrañarse los opositores ni sufrir los mercados y  por otro lado un analista escribió que ahora no es la oposición la que puede contener o cambiar el modelo de gobierno sino que los mercados y los Estados Unidos de Norteamérica que son  los verdaderos valladares.

A menos que en la mexicana creencia que “nada más  dicen” los que no coinciden con la llamada 4T hayan y estén contemplando su accionar, pareciera que los datos fríos y contundentes del electorado que hizo triunfar al partido ahora oficial no son relevantes: De la clase media alta que votó, el 60% lo hizo por ese partido, el 59% de la clase alta votó por el mismo, no se diga de la clase media baja y la más necesitada que solo baste mencionar que más el 60% de los que reciben apoyo de algún programa de bienestar así lo hicieron también que como ya se ha publicado, permitió que la triunfadora sobrepasara en más de cinco millones los votos que obtuvo el saliente presidente. Así también los señalamientos y opiniones sobre que la futura presidenta en funciones tendrá como obstáculo a superar su independencia y una forma propia de gobernar, no tendrán que esperar mucho ni tampoco las posibles reacciones y respuestas en hechos como el inminente nombramiento del próximo gabinete que ya tiene tres miembros heredados así como el desenlace de las formas en que resolverán el saliente y la entrante, las 5 reformas constitucionales que pretenden se aprueben a la brevedad y en dos vías encontradas al menos en declaraciones en lo que se podrá tener mayores elementos para saber con qué se tendrá que coexistir.

Del resto de las 20 propuestas de reformas constitucionales que estarán en lista de espera, hay al menos 6 en que además de ya tener mayor claridad de las formas en que pueden encaminarse para su aprobación en base a las primeras 5, producirán controversia y oposición y estas a mi consideración son: La electoral, la desaparición de 7 organismos autónomos, la eléctrica, la desaparición y compactación de instituciones y organismos como la CONDUSEF Y COMAR, la Guardia Nacional y el aumento de los delitos que requieren prisión preventiva. Por otro lado, considero que algunas otras deben ser aprovechadas y buscar enriquecerlas como las de Derechos de los Pueblos Indígenas y Afromexicanos, Mejorar el uso del Agua, Salud, Uso de vapeadores y consumo de fentanilo, Apoyo al campo y vivienda entre otras. No olvidemos lo que quedó de 80 años de los regímenes de un solo partido en el poder y aquello de “tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”.

Gerardo Garfias Ruiz                         garfiasg@hotmail.com        

DEJA UNA RESPUESTA